No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

 Yo lo veo como una lucha en nuestra cabeza entre el angelito bueno y el angelito malo, porque finalmente, por alguna razón, tendemos a postponer ad infinitum lo que sabemos que tenemos que hacer y en cambio cedemos ante la tentación de hacer lo que se siente bien:  en vez de hacer la tarea, mejor te pones a ver las caricaturas, por ejemplificarlo de alguna manera.

 

 

Una parte de nuestro cerebro sabe que es el momento de sentarse a hacer la tarea, ya lo sabemos, eso no está en duda, pero eso no es suficiente para que, efectivamente, nos sentemos a hacerla. Si en ese momento de ir por la mochila y sacar los cuadernos, no estamos realmente conscientes de que eso es lo que vamos a hacer en ese momento, seguro se nos atraviesa el refrigerador, el teléfono o la tele y vamos a preferir hacer cualquier cosa que sea más placentera  antes que  aprendernos los verbos irregulares del inglés o resolver  los ejercicios de álgebra.

Bueno, ok, perfecto, ya entendimos que así funcionamos….pero  entenderlo no lo resuelve….entonces,  Cómo nos organizamos para no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy?

Les paso 5 tips que les pueden servir en cualquier área de su vida, desde la escuela o la chamba hasta los pendientes de la casa como llevar a arreglar una lámpara o hasta  encontrar la determinación de sacar la cita con el dentista aunque nos dé pánico.

1. Lo primero es hacer primero lo peor: si tomamos en cuenta que nuestra voluntad es un recurso escaso, mejor la usamos para enfrentarnos a lo más difícil o  lo menos agradable. Si hacemos lo que más trabajo nos cuesta cuando tenemos más energía, es más probable que salgamos victoriosos. Entonces, identificar nuestro peor “pendiente” y enfrentarnos a él cuando estamos  frescos , por decirlo de alguna manera, es nuestra mejor esperanza. Si salimos victoriosos, además, vamos a poder tacharlo de la lista y ese simple acto, nos va a hacer sentir super poderosos y con la pila recargada para enfrentarnos a lo que sigue.

2. Yo tengo listitis aguditis, y siempre ando sugiriendo hacer listas para todo.  Hoy no es la excepción. Si tienen una lista de todos los pendientes del día, ya se quedan tranquilos de no preocuparse de que se les olvide algo, y además, la gratificación de ir tachando lo que vamos resolviendo es casi inenarrable….. Aunque hagan una lista para el día, yo recomiendo hacer un corte de caja justo antes de irse a comer para reprogramarse mentalmente para sus actividades de la tarde. Si no resolvieron todo de acuerdo al plan, no pasa nada, sean flexibles y reacomoden las prioridades, pero hagan eso a primera hora de la tarde,  cuando todavía existe la posibilidad de ajustar los planes y lograr algo. Empiecen la tarde como empiezan la mañana: tómense un café y tómenlo por el lado amable.

3. Divide y vencerás...Si la chamba que tienen enfrente es abrumadora, divídanla en pequeñas tareas. Si tienen que escribir 12 reportes, no piensen en los 11 que les faltan, piensen en el que están a punto de terminar. Y tampoco se claven en querer hacer todo perfecto. Dicen que lo perfecto es enemigo de lo bueno:  evalúen realmente qué es lo más importante y dedíquenle tiempo a hacer eso bien, en vez de  tratar de sacar todo perfecto.

4. Búsquense un cómplice. Si sólo tenemos que rendirnos cuentas a nosotros mismos, seguro encontramos la manera de hacernos pato y justificarnos  por no haberlo hecho. Pero si en cambio tenemos la presión de no quedarle mal a alguien, uff…seguro por puro orgullo y amor propio encontramos la manera de cumplir. Tal vez te da una flojera espantosa despertarte más temprano pero si un amigo ya te está esperando a las 6 de la mañana para ir a correr en el bosque de tlalpan , sería una vergüenza que no te levantes. 

   

5. Por último, vayan contra reloj y no se interrumpan. Agarren un minutero de esos de la cocina, o su despertador, y dedíquenle 10 minutos de total atención a lo que tienen que hacer. A menos que realmente tengan un problema de déficit de atención, todos podemos entregarnos por completo a lo que estemos haciendo durante al menos 10 minutos. Parece poco, eh, pero el resultado puede ser extraordinario si realmente nos enfocamos. Por supuesto, en ese lapso de tiempo, descuelguen el teléfono y apaguen sus celulares, bipers y demás alarmas. Tienen que ser 10 minutos de total entrega y devoción o no cuenta.

Hay que hacerle caso a los sabios consejos de las abuelas y no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. De verdad, si nos organizamos y nos tomamos el tiempo de planear mejor lo que tenemos que hacer, al final realmente vamos a estar mejorando nuestra calidad de vida en las cosas más elementales y cotidinas. Y entonces, vamos a tener más tiempo y energía para disfrutar el  afortunado buen vivir.

 

 

The Best betting exchange http://f.artbetting.net/
Full reviw on bet365 b.artbetting.net by artbetting.net
www.bigtheme.net