Algunas veces encuentro  ahí un espacio para desconectarme del mundo, otras es mi opción para ponerme nuevos retos y aprender algo distinto e incluso darme chance de regarla y otras más es mi manera de entregarme a los míos y recordarle a mi gente que es especial para mí. Confieso, además, que más de una vez usé mis poderes culinarios para amarrar -con éxito- a otro corazón.Compartir la cocina con mis hijos es una extensión de este placer y por eso me gusta tener recetas sencillas que podamos hacer juntos, sin agobiarnos. Cocinar con los niños es una manera de acercarme a ellos, de enseñarles que el trabajo bien hecho trae un resultado delicioso y de paso, es un gran lugar para que se expresen y "saquen la sopa". 

 
Con esta idea entre el apetito y el corazón, les comparto -en varias entregas- una serie de recetas para que hombres y mujeres se amarren el delantal y se pongan manos a la obra con todos sus "niños": hijos, sobrinos, amigos de la infancia y hasta con su propio niño interior.
Espero que logren el plan perfecto: desde ir con ellos a comprar los ingredientes, preparar todo, trabajar en equipo, volver a dejar la cocina en orden, poner la mesa o armar el picnic y finalmente.... sentarse a degustar el platillo que prepararon todos juntos.
Para mí, en esto consiste también el buen vivir.
 
MASA DE PIZZA 
 
 
6 ingredientes
y 1 hora para que suba la masa
2 3/4 T de harina de trigo (puedes usar integral si quieres)
1 T de aguacaliente
1 sobre de levadura seca (el sobre trae 11g)
1 cucharadita de sal
2 Cucharadas de aceite de oliva
1/4 cucharadita de azúcar
 
MEZCLA:
En un platito hondo pon 1 Taza de agua caliente y espolvorea la levadura y el azúcar. Revuelve con un tenedor y deja reposar (va a burbujear).
APACHURRA:
Aparte, en un bowl, mezcla la harina y la sal. Luego le agregas la mezcla que hiciste de la levadura y finalmente el aceite de oliva. Aquí viene la parte divertida: con las manos se va mezclando todo. Si sientes que la masa queda muy mojada, le agregas un poquito más de harina. 
AMASA:
Forma una bola y aviéntala (sí, aviéntala, es divertido) a tu mesa de cocina ligeramente enharinada para que no se pegue. Con la parte baja de la palma de la mano (osea, justo arriba de la muñeca) aprieta la bola de masa hacia abajo y hacia fuera de tí, como enrollando, y de regreso hacia tí. Repite esto hasta que la masa esté suave y no se te quede pegada entre los dedos.
DALE UN BUEN PUÑETAZO:
(esto también es divertido y además, liberador)
Unta un bowl limpio con aceite de oliva. Mete ahí dentro la bola de masa y cúbrela con un egapack. Déjala reposar en un lugar calientito, por ejemplo, cerca de la estufa. En aproximadamente 1 hora debería duplicar su tamaño. Sin sacar todo tu estrés en el acto, dale un solo (repito, un solo) puñetazo para sacarle todo el aire.
DIVIDE:
Coloca la masa sobre la mesa enharinada y divídela en tres porciones iguales. Forma un montecito con cada porción. Cúbrelos con una toalla húmeda o un plástico y deja reposar 5 minutos.
EXTIENDE:
Con el rodillo ve extendiendo cada porción, aproximadamente al tamaño de un plato de 20cm de diámetro. Si al palotear, se regresa la masa, déjala reposar unos 5 minutos e intenta de nuevo. Pásala a una charola para hornear (espolvorea bastante maicena sobre la charola antes de colocar la masa, para que no se pegue)
AGREGA LA SALSA:
Con los dedos, pellizca ligeramente la orilla de la masa para formar una costra bonita. Con una cuchara unta bien la salsa de tomate (puedes usar la que venden preparada para pizza o para pasta). Usa la espalda de la cuchara para no romper la masa con el filo.
PONLE TUS INGREDIENTES FAVORITOS:
Aquí es donde entra la creatividad. Puedes aprovechar lo que tengas en tu despensa y en el refri, desde aceitunas, sardinas y anchoas hasta jamón de pavo y salchichas. Lo más importante es que le pongas bastante queso (puede ser mozzarella fresco para un toque más gourmet o simplemente el típico queseo tipo manchego que se derrite bien). A mí me encanta ponerle albahaca fresca que siempre tengo en una macetita, jitomates cherry partidos a la mitad y mucho queso. También me gusta ponerle unas hojas de arúgula, pero a los niños no siempre les gusta.
HORNEA:
Tu pizza está lista. Recuerda que los ingredientes que queden hasta arriba se van a dorar más. Dale aproximadamente 20-25 minutos en el horno, a 250 C.
 
Un buen plan es que cada quien se haga su propia pizza, con figuras divertidas o caritas. Si tus hijos invitan algún amigo un viernes o es una tarde de lluvia y no quieres salir, se ponen todos a cocinar y ya tienen lista la cena!
 
The Best betting exchange http://f.artbetting.net/
Full reviw on bet365 b.artbetting.net by artbetting.net
www.bigtheme.net