Variaciones con Jengibre: un licuado de zanahoria y la receta del MASALA CHAI

 

El jengibre en compresas ayuda a combatir los dolores de articulaciones,  por artritis, por reumatismos...
Preparado en  infusión (pones a hervir agua con un trocito de jengibre pelado y la endulzas con un chorrito de miel) ayuda a quitar los dolores de cabeza y quita las náuseas de las embarazadas y hasta los vómitos por la quimio.
Para la digestión, es buenísimo también en té, y si quieres ser muy sofisticado, puedes cerrar tu menú con unos trocitos de jengibre cristalizado después del café, son una delicia!!!!!
 
Lo encuentras fresco en el super, en la sección de las hierbas frescas y también en muchas preparaciones desde encurtido para comida japonesa hasta en mermelada en la sección gourmet. A mí me encanta!
 
Van dos recetas facilísimas:
 
VARIACIONES CON JENGIBRE
 LICUADO DE ZANAHORIA Y JENGIBRE
El otro día encontré esta receta en la App de Martha Stewart (si tienes iphone o ipad baja ya "everyday food" que trae recetas regaladas de hacer y deliciosas) . Lo serví de "bienvenida" en la despedida de soltera de B. para abrir el desayuno y fue un hit. Se me hace perfecto para desayunar cuando tienes que salir corriendo a la chamba o antes de hacer ejercicio.
 
En la licuadora, pones
1 plátano 
1 Taza de hielos
1/2 Taza de jugo de zanahoria (lo puedes comprar fresco o hacerlo si tienes extractor o procesador)/ si quieres, le pones también un chorrito de jugo de naranja
1/2 Taza de yogurt natural (yo le puse el Lala light y quedó perfecto) 
1 trocito de jengibre pelado  (como 2 a 3 cm) partido en pedacitos
VOILÁ!!!!!
 
 
VARIACIONES CON JENGIBRE
 MASALA CHAI
Quise rescatar esta entrada que publiqué ya hace tiempo justo ahora que voy regresando de mi viaje....
Les platico que íbamos en coche, de Jaipur a Udaipur, y a mitad el camino nos paramos en un changarrito de lo más rústico, bastante parecido a cualquiera que se podría encontrar en las carreteras libres de México. Un hombre alto delgado y muy moreno, ataviado con el típico turbante del Rajasthan, me lo preparó con mucho esmero. Luego, un pequeñín chaparrito y con una sonrisa que nunca voy a olvidar, me lo entregó como si fuera yo una aparición de otro planeta. Ese fue uno de los mejores masala chai de mi vida ( y créanme que durante los 8 días efectivos de mi viaje por India, lo consumí a diario con cada desayuno). 
 
Esta bebida, originaria de la India, es una mezcla de especias aromáticas que se añaden al té negro y se sirve con leche, se endulza con miel y se puede tomar frío o caliente. Yo soy fan y me encanta hacerlo porque la casa queda oliendo delicioso.
 
Como selección de té, se recomienda el Assam, aunque el Darjeeling y el Nilgiri, que son variantes provenientes de otras regiones de India, también se acostumbran (y en realidad, otras mezclas de té negro que no sean de origen indio funcionan perfecto también).
Cardamomo, clavo y canela son la base, pero existen muchas recetas. En el norte de India, por ejemplo, utilizan pimienta negra, mientras que en otras regiones lleva jengibre. Cada quien puede darle su toque personal, con anís estrella, vaina de vainilla, nuez moscada e incluso azafrán.
 
Les propongo esta receta (salen 4 porciones):
 
Calentar 3 tazas de agua en un recipiente. Se le agrega:
1 cucharadita de semillas de cardamomo (se pueden triturar un poco en un mortero para que suelten más aroma),
6 clavos de olor,
2 rajas de canela,
un trozo de jengibre de 5 cm. pelado y cortado (no te pases de jengibre porque queda muy picante)
Se lleva a ebullición, se reduce la lumbre y se deja hervir por 15 minutos. Se apaga el fuego.
Se endulza con 1/3 de taza de miel, se revuelve. (si lo prefieres, puedes usar azúcar mascabado o de plano leche condensada)
Se le añaden 3 a 4 bolsitas de té. Se tapa y se deja reposar 3 minutos. Se cuela.
Se mezcla con 1 1/2 T de leche caliente (cuida que no hierva para que no se separe, con 3 minutos es suficiente. Puedes usar leche entera, semi descremada o de soya; no te recomiendo leche light porque no le da la consistencia cremosa)
 
Se revuelve bien y se sirve inmediatamente.
Si lo prefieres frío, déjalo enfriar y ponle unos hielitos o hazlo frappé con mucho hielo en la licuadora (en este caso, haz una mezcla más concentrada, con menos agua, para que los hielos no lo diluyan demasiado)
 
El otro té que probé en Rajasthan es muy fácil de hacer y delicioso, buenísimo para la digestión. Es muy ligero (a diferencia del masala chai que por la leche y las especias te deja bastante llenito)
Se pone a hervir agua, se agregan 3 semillas de cardamomo (del verde, grande), una rajita de canela y una pizca de azafrán
 
 
 
The Best betting exchange http://f.artbetting.net/
Full reviw on bet365 b.artbetting.net by artbetting.net
www.bigtheme.net